Experts in advanced refrigeration and air-conditioning

Línea de descarga en refrigeración y aire condicionado

La línea de descarga es uno de los conceptos fundamentales en todo lo relacionado con los compresores, así como con los sistemas de refrigeración y de aire acondicionado. Por lo tanto, a continuación hablaremos de un elemento que está presente en todos los circuitos de ambos campos y que todo técnico de refrigeración debe conocer a la perfección. Para ser más precios, se hablará de su función, y también de la gran importancia que tiene para el correcto funcionamiento de los mencionados elementos. Además, se destacará también la gran importancia que tiene para el rendimiento en la actividad de un circuito y un aparato.

La función de la línea de descarga es transportar el vapor a alta presión recalentado desde la válvula de descarga del compresor hacia la entrada del condensador.

¿Qué es la línea de descarga?

Para definir qué es la línea de descarga podemos recurrir a su función, que puede describirse rápidamente diciendo que la línea de descarga es la encargada de transportar el vapor, a alta presión y recalentado, desde la válvula de descarga del compresor hasta la entrada del condensador. La línea de descarga se conoce también como la línea de gas caliente. La línea de descarga actúa como la parte encargada de eliminar el recalentamiento haciendo que se enfríen los vapores que han sido recalentados por el compresor. A su vez, también se encarga de que dicho calor se transfiera al ambiente.

El vapor comprimido ha acumulado todo el calor que ha sido absorbido por el evaporador, y por la línea de aspiración. Además, hay que tener en cuenta el calor que se añade a lo largo de todo el proceso de bombeo del compresor. Por otra parte, debe hablarse del calor que es generado en el movimiento del motor, que también debe ser conducido a la línea de descarga. Así pues, y teniendo en cuenta la gran cantidad de calor que va acumulando en una y otra parte, la línea de descarga se convierte en la parte más caliente dentro de todo el sistema. Por todo ello es muy importante que el condensador no esté sucio ya que, en esos casos – así como en los días en los que hace mucho calor – la temperatura puede llegar a superar los 200 grados centígrados.

La línea de descarga es esencial: dado que, al evitar el recalentamiento del refrigerante, los vapores son enfriados a la temperatura de saturación que posee el condensador. Cuando se realiza este paso, los vapores llegarán a la temperatura de condensación y saturación indicada para esa presión, y tendrá lugar la condensación del vapor según se va perdiendo más calor. En el caso de que las tuberías de las líneas refrigerantes no fueran del tamaño correcto en correspondencia con la cantidad de vapor o líquido para las que fueron diseñadas, se puede producir pérdida de presión del refrigerante. Esto tiene efectos negativos en el subenfriamiento de una línea de líquido, y hace que la válvula de expansión no pueda trabajar correctamente. Por ello, se pueden provocar problemas adicionales en los compresores y en el evaporador.

Areacademy, ganador de la Iniciativa de la Industria del Año premio por ACR News Awards.