Experts in advanced refrigeration and air-conditioning

Aislamiento térmico

El término de aislamiento térmico tiene que ver con la gestión del calor, la temperatura, la transmisión de calor y todas las iniciativas que buscan mejorar la aclimatación de una estancia. Por ello, dentro de este campo se incluyen los diferentes materiales y las distintas técnicas que se usan para implementarlo. El aislamiento térmico ofrece numerosas ventajas a las estancias y edificios donde se instala: desde los propios edificios hasta cada uno de los habitáculos que los conforman. Dichas ventajas evitan la pérdida de calor en la época invernal y la ganancia de calor en el verano. Ahora bien, el aislamiento térmico también resulta fundamental para aplicarlo en la distribución de líquidos dentro de un sistema o en las cámaras frigoríficas destinadas, por ejemplo, el almacenamiento de alimentos o de componentes que requieren de una temperatura fresca en todo momento.

Hay que destacar también la importancia que tiene el aislamiento térmico en la ventilación de sistemas de doble flujo. Requieren de un correcto aislamiento de todos los conductos de los que se componen y evitan que se produzcan transmisiones de calor, así como un aumento del calor en el interior del circuito hasta que llega a la boca de impulsión.

Ventajas del aislamiento térmico

Para empezar, se mencionarán algunas de las ventajas más importantes del aislamiento térmico. Estas son numerosas y afectan a diferentes aspectos de los espacios y al confort.

1.- Confort térmico

Es seguramente la ventaja que más directamente se aprecia, ya que el aislamiento térmico contribuye a generar un ambiente agradable en todos los espacios donde se implementa. Esto se debe a que es posible mantener una temperatura constante y adaptada a las preferencias de los usuarios (si se implementan elementos complementarios como los termostatos). Todo ello hace del ambiente un lugar más acogedor.

2.- Mejora la calidad de vida de los usuarios

Como consecuencia del anterior punto, la calidad de vida y el ambiente de las diferentes estancias mejora gracias al aislamiento térmico. Se consiguen evitar enfermedades causadas por los cambios de temperatura, el malestar y la sensación de frío, calor o cansancio excesivo.

3.- Edificios y espacios más sostenibles

Una de las ventajas más interesantes del aislamiento térmico es la sostenibilidad que aporta a las edificaciones donde se implementa. En efecto, aumenta la eficiencia energética de los edificios al reducir el gasto de energía que se produce en ellos, así como los llamados puentes térmicos y el derroche de electricidad y calor.

4.- Ahorran energía

Un aspecto esencial del aislamiento térmico tiene que ver con el ahorro de energía. Dado que la eficiencia en el uso de la energía se ve incrementada, es posible reducir notablemente la cantidad de energía que se emplea para aclimatar un espacio. Concretamente, puede suponer una reducción de hasta el 80% del consumo de energía, de modo que todos los espacios donde se usa se convierten en espacios mucho más ecológicos.

5.- Ambientes más higiénicos

Los cambios de temperatura ayudan a que prolifere el moho. Este elemento aparece cuando hay cambios en las estaciones, si no hay un correcto aislamiento. En general, pueden aparecer microorganismos que pueden provocar enfermedades respiratorias y otras afecciones para la salud.

6.- Efectos beneficiosos a corto plazo

A diferencia de otras tecnologías relacionadas con el hogar y el confort, el aislamiento térmico ofrece todos sus beneficios y comodidades desde el primer día. En efecto, se trata de una tecnología que se nota desde el primer momento y que se empieza a rentabilizar como inversión desde el minuto cero.

7.- Menos contaminación

Otra de las ventajas es que el aislamiento térmico reduce las emisiones de CO₂ al medio ambiente, por lo que también ayuda al planeta.

Tipos de aislantes térmicos

A la hora de hablar de aislantes térmicos, es importante saber que existe una gran variedad de ellos. De hecho, puede hablarse de diferentes tipos de clasificaciones según el material o el formato con el que se presentan. Dependiendo del material, se puede distinguir:

  • Lanas minerales: suponen el material aislante más empleado, y consisten en una amalgama de filamentos de materiales de origen mineral que se agrupan para mantener un estado de aislamiento para el aire que contienen. Es un material muy empleado precisamente por la gran versatilidad que ofrece, y por el gran nivel de aislamiento térmico y acústico del que son capaces. Existen varios subtipos dentro de las lanas minerales:
    • Lana mineral o de roca, que está fabricada con roca volcánica y tiene forma no rígida, de rollo o manta. Se emplea preferentemente en fachadas, suelos, forjados, tabiques interiores o falsos techos, entre otros.
    • Lana de vidrio: es un tipo de lana mineral que se obtiene del procesado de arenas a altas temperaturas y que está formada por pequeños segmentos de fibra de vidrio que componen un conglomerado. Es un excelente aislamiento acústico y es muy buen material para combatir los efectos de la humedad. Es más ligera y tiene poca conductividad térmica.
  • Aislantes sintéticos: otro de los tipos de materiales que forman parte de los aislantes térmicos son los sintéticos. Estos están fabricados con materiales como el plástico o con derivados del petróleo en forma de polímeros. Tienen una gran eficiencia térmica, y también pueden ser de varios tipos.
    • Poliestireno extruido, que tiene la ventaja de poder mojarse, ya que es absorbente y, por este mismo motivo, cuenta con gran número de aplicaciones.
    • Poliestireno expandido: es otro de los aislantes más empleados gracias a su baja conductividad térmica y su densidad.
    • Poliuretano: presenta un gran rendimiento térmico (mayor que los dos anteriores); aunque normalmente se emplea más bien proyectado en forma de espuma.
    • Rollos reflexivos, que tienen un grosor variable y están formados normalmente por varias capas. Se emplean normalmente en zonas de clima suave.
  • Aislantes naturales: constituyen un tipo de material en auge debido al gran número de ventajas que ofrecen y a su menor impacto ambiental. Son materiales completamente biodegradables y reciclables. Entre ellos, destacan los siguientes:
    • Lino: una planta que se viene usando desde hace milenios y de la que se obtienen fibras que pueden emplearse como aislante térmico y aportan una gran flexibilidad.
    • Corcho: tiene buenas propiedades aislantes desde el punto de vista térmico y de la humedad. Puede encontrarse en diferentes formatos como virutas o prensado.
    • Lana de oveja: es un material completamente natural extraído de las ovejas y que al humedecerse mejora su rendimiento como aislamiento.
    • Celulosa: normalmente formada por residuos de papel que se emplean como aislante en cámaras y sobre forjados.
    • Vermiculita, perlita y arlita: aislantes minerales que se han empleado en la construcción tradicional y que aportan, además, una gran capacidad ignífuga.
    • Algodón y fibra de coco: se pueden emplear como aislantes en forma de mantas.

Propiedades de aislantes térmicos

Se hablará ahora de algunas de las propiedades de los aislantes térmicos. Estas propiedades son específicas de este tipo de materiales y las diferencian del resto de los materiales de construcción

  • Resistencia térmica: es la capacidad para oponerse a un flujo de calor. Está relacionada con el espesor del material.
  • Conductividad térmica: mide la capacidad de conducción del calor. Interesa que sea lo más baja posible.
  • Transmitancia térmica: mide la cantidad de energía que fluye en una superficie en determinado tiempo. Cuanto menor sea su valor, mayor es la capacidad aislante.
  • Calor específico: cantidad de energía que se requiere para aumentar en un grado centígrado la temperatura de un kilogramo de material.
  • Densidad: cantidad de masa presente en determinado volumen de material.
  • Factor de resistencia a la difusión del vapor de agua: la relación entre la permeabilidad de un material y la del aire. Es la capacidad que tiene un material para resistir el paso del agua y su vapor.

Aislamiento térmico en paredes

Uno de los puntos donde mayor pérdida de temperatura se producen es en las paredes interiores de un espacio. Por ello, el aislamiento térmico de paredes es una gran solución para sumar todas las ventajas que se han mencionado antes, y muy específicamente las de los problemas de humedad y de puentes térmicos que suponen un gran despilfarro energético al cabo del año. El aislamiento de paredes aporta una gran durabilidad, es sencillo, ocupa poco espacio y no transmite calor al interior ni al exterior. Se trata de una instalación rápida y fácil de realizar.

Aislamiento térmico en techos

En el caso del aislamiento térmico de techos, hay que tener en cuenta que las pérdidas de energía que se producen en ellos son fundamentalmente en las partes bajo cubiertas o buhardillas. Estas partes son las que tienen contacto casi directo con el exterior y, por este motivo, son las zonas por las que puede escaparse mayor cantidad de calor a causa de los puentes térmicos. Por otro lado, al estar en la parte superior, en el aislamiento térmico de techos es recomendable emplear materiales ligeros que no aporten demasiado peso a la estructura: en este sentido, los aislantes reflexivos, el geotextil o las lanas minerales son las mejores opciones. Para ello, es mejor aplicarlas en forma de rollos o mantas: nunca paneles rígidos.

Aislamiento térmico de ventanas

En el momento de enfrentarse al aislamiento térmico de ventanas, deben tenerse en cuenta varios puntos: el primero es el uso que va a tener la estancia, el segundo la exposición a los efectos climáticos que va a tener la ventana en sí y su entorno y, por último, el tipo de material que va a ponerse en el marco. En el caso de las ventanas es especialmente importante tener en cuenta los puentes térmicos: deben evitarse en la medida de lo posible sus efectos alrededor de la ventana, y hay que asegurarse de que exista un aislamiento continuo entre la fachada y la ventana en sí. En el caso de colocar aislamiento térmico exterior se debe envolver todo el hueco con dicho aislante. En el caso de los marcos, es más recomendable colocar marcos de madera en lugar de aluminio.

Areacademy, ganador de la Iniciativa de la Industria del Año premio por ACR News Awards.