Tipos de sistemas de refrigeración

Refrigeration system

Sistema directo (DX)

En un sistema de este tipo, solo hay un refrigerante (primario) que se utiliza para transportar directamente el calor desde el espacio a refrigerar hasta el lugar donde se libera el calor.

El principio básico es que el calor del objeto o espacio que se está enfriando se absorbe en el evaporador y luego se libera, a través del condensador, al ambiente u otro medio.

En el evaporador, el refrigerante pasa de ser una mezcla de líquido y vapor a vapor saturado o ligeramente sobrecalentado. Se instala en el lugar donde se encuentra la fuente de calor.

Ejemplo de sistema DX – sistema de aire acondicionado tipo split

Cuando el refrigerante está en circulación, en los tubos de refrigeración se produce una gran caída de presión. Por este motivo, se recomienda acortar al máximo el tubo y la distancia entre el condensador y el evaporador.

Ventajas:

  • El proceso de transferencia de calor es más eficaz, ya que no hay ninguna sustancia intermedia. El resultado es un enfriamiento más eficiente.
  • El circuito es corto y sencillo. Solo consta de los componentes básicos de los sistemas de refrigeración, como se muestra en el siguiente gráfico:

Sistema indirecto (SI)

En un sistema de este tipo, se utiliza un fluido secundario (refrigerante secundario, o salmuera) en un sistema indirecto (IS) para transferir o eliminar calor del objeto, espacio u otra fuente de calor que se quiere enfriar, al evaporador. Se puede utilizar otro fluido secundario para eliminar el calor rechazado en el condensador. Se denomina entonces fluido secundario para el lateral del condensador.

Los sistemas indirectos con circuitos de fluido secundarios se suelen utilizar en sistemas que deben enfriar muchas unidades o en los que se necesitan tubos largos.

Además de los componentes del sistema directo, este tipo de sistemas requieren fluidos secundarios, intercambiadores de placas adicionales, y tubos y bombas de circulación para dichos circuitos secundarios.

En los sistemas indirectos, no hay problemas de pérdida de presión. El fluido secundario se bombea a muy alta presión, lo que permite transportarlo hasta las distintas plantas de un edificio de varios pisos. Las pérdidas de presión del fluido secundario se compensan con la capacidad de la bomba, que supone un bajo coste de capital y de funcionamiento bajo. Además, el fluido secundario no lleva aceite, por lo que no hay problemas de retorno.

Ejemplo de sistema de refrigeración indirecta (IS)

Ver más